Screenshot

EL EMPLOYER BRANDING: Marketing Digital y RRHH cogidos de la mano.

Desde la llegada de internet a nuestras vidas y la introducción de las nuevas tecnologías, la forma de comunicarnos está cambiando.

Las redes sociales se convierten en el canal más utilizado para compartir, intercambiar, informar, transmitir, expresar y mostrarnos hacia al mundo. Esto implica que a la hora de presentarnos lo hagamos desde un perfil que va a contener información sobre nosotr@s. Nuestros comentarios, actitudes, vivencias y valores también van a verse reflejados en nuestros movimientos dentro de todo este océano virtual.

En materia laboral/profesional, plataformas como Linkedin, entre otras, nos permiten generar redes de contactos y darnos a conocer dentro de los diferentes sectores que son de nuestro interés. A su vez, las empresas, encuentran un espacio para promocionar sus servicios, productos o áreas de negocio y enriquecer también sus contactos.

Teniendo en cuenta que ya estamos de pleno en la era de la trasformación digital y que los canales y las tendencias de comunicación han cambiado, hemos de ser flexibles y adaptarnos a ello, aprendiendo a nadar en la dirección del éxito. Para ello es importante diseñar de forma adecuada las estrategias que nos permitirán el uso de las herramientas y recursos que todo este nuevo mundo nos brinda.

Porque no sólo estamos dentro de la era de la transformación digital, sino además en la era de la imagen, nuestra proyección hacia el mundo es esencial para lograr alcanzar nuestros objetivos y sueños.

En una sociedad en la que la tecnología nos genera una sensación de pérdida del contacto presencial, nace una necesidad creciente de encontrar en la red rostros y personalidades que nos inspiren, que sintamos de carne y hueso, que nos alejen del sentimiento de frialdad que producen las nuevas tecnologías en materia de comunicación, cobrando más valor cada vez la expresión de autenticidad, honestidad, naturalidad y espontaneidad que recibimos de los perfiles que navegan en la red.

Esto hace que aquellas personas que se proyectan como muy reales tengan más éxito y generen seguidores.

Los usuarios cada vez más escogen seguir a personas y no a corporaciones, prefieren el rostro al logo y es por ello, entre otras muchas razones, que vestir de rostros la imagen de nuestra empresa va ayudarnos a lograr un mejor posicionamiento y otorgar mayor autenticidad en los mensajes.

Poner en marcha un buen programa de embajadores/as será imprescindible si lo que queremos es hacer crecer la imagen de nuestra compañía y a darle mejor posicionamiento en el mercado.

Hemos de tener en cuenta que vivimos un momento en el que la participación es muy importante, por ello accionar un buen programa de embajadores no sólo nos ayudará a mejorar nuestra imagen fuera sino también dentro de nuestra empresa, pues este programa se convertirá en un elemento altamente motivador para los miembros que participen en él, aumentando la implicación de estos trabajadores y generando un fuerte compromiso. El trabajador pasa de ser una pieza más de la empresa a sentirse la empresa.

Un buen programa de embajadores/as, va a permitirnos:  

A nivel externo:

  • Lograr mayor difusión
  • Llegar al público de forma orgánica y real
  • Lograr seguidores emocionales
  • Atraer talento
  • Mejorar nuestro posicionamiento y prestigio en la red
  • Crear valor
  • Adaptarnos con mayor rapidez a las tendencias

A nivel interno:

  • Motivar a l@s emplead@s que participan
  • Lograr mayor compromiso por parte de tod@s
  • Aumentar el rendimiento
  • Contagiar el entusiasmo

Un buen programa de embajador/a va a ayudarnos a atraer talento, porque cuando son las personas las que hablan bien sobre algo (en este caso nuestra organización) se genera mayor credibilidad e invita a otr@s a querer formar parte.

working-in-an-office-PXS7BDUjpg

¿Por qué contar con l@s emplead@s? 

Nuestr@s emplead@s son los que están en contacto con el día a día de la compañía, son los que conocen realmente qué ocurre, los que localizan dónde están los problemas y cuáles pueden ser las soluciones, los que se enfrentan a los continuos cambios.

Trabajar un programa de embajadores contando con ell@s nos va a permitir:

– Aumentar la difusiónel ratio de alcance será más alto, además al no ostentar cargos que puedan relacionarse con la obtención de comisiones, hace que su comunicación se reciba como más real y auténtica. Nuestr@s emplead@s pueden llegar a convertirse en los mejores influencers de nuestra organización.

– Llegar de forma emocional: se trata de emplead@s apasionad@s en su trabajo y ese entusiasmo mueve. Como bien se dice en publicidad “sino emociona, no vende”

– Nutrirnos de la marca personal que ellos han ido creando a lo largo de su trayectoria por las redes sociales. Es imprescindible realizar una selección muy bien definida y encontrar a l@s candidat@s adecuad@s dentro de nuestra organización. Su marca personal va a abrirnos la puerta para que ell@s mism@s implementen la marca de la organización potenciando o creando su marca profesional. Crear marca en al red supone el paso del tiempo, por lo que una parte del camino ya lo tendremos recorrido si escogemos candidat@s de nuestra empresa que ya cuentan con cierto posicionamiento, seguidores o red en la que son capaces de influir y su voz es escuchada.

Desde l@s embajadores/as llegamos a ambas partes. No olvidemos que las empresas están dirigidas por personas que también se mueven en la red y que seguramente conectarán con más profundidad con una persona que con una imagen corporativa, logo o marca. A l@s candidat@s les pasa exactamente lo mismo, atraeremos talento si nuestr@s embajadores/as conectan con las personas y logran generar una imagen diferenciadora que nos haga resultar más interesantes y confiables que la competencia.

Solicita información y te ayudaremos a crear tu programa de embajadores/as.

info@connecta.cat

Etiquetas: Sin etiquetas

Los comentarios están cerrados.